Nicolás Maduro se entrevistó con el papa Francisco en el Vaticano
La mediación del Vaticano y la actitud pasiva de la oposición, que no la suspende, se cuentan entre los mayores obstáculos para abrir camino a una solución para la crisis política y económica de Venezuela.
Eso concluyó en un artículo publicado en The Miami Herald el periodista Andrés Oppenheimer luego de haber analizado la situación con Luis Almagro, secretario general de la Organización de Estados Americanos (OEA).
"Me dijo que sus manos están atadas mientras la mediación del Vaticano y [la Unión de Naciones Sudamericanas] Unasur se mantenga oficialmente viva", escribió.
En su columna, titulada "Papa Francisco, salga de Venezuela. Sólo está empeorando las cosas", el influyente periodista, ganador del premio Pulitzer, argumentó que "los esfuerzos de mediación del Vaticano en Venezuela han sido —para usar una palabra muy en boga en Washington en estos días— un desastre. Han legitimado al gobernante autoritario del país, Nicolás Maduro".

El diálogo en Venezuela no dio ningún resultado
El diálogo en Venezuela no dio ningún resultado
Citó las palabras que le dijo Almagro: "Mientras el Vaticano se mantenga allí, definitivamente no tomaremos ninguna medida para avanzar con la Carta Democrática Interamericana. Si nos dicen que el diálogo se ha terminado y hay una comunicación formal tanto de la oposición como del Vaticano sobre eso, volveremos a comenzar con el trabajo que sea necesario".
Para Oppenheimer, esa es la vía adecuada: "Resulta cada vez más claro que para restaurar la democracia en Venezuela, los Estados Unidos y los países latinoamericanos deberían implementar la Carta Democrática Interamericana, que impone sanciones diplomáticas colectivas y graduales contra los países que violan el imperio de la ley".

Venezuela vive una profunda crisis política, económica y social (Reuters)
Venezuela vive una profunda crisis política, económica y social (Reuters)
El columnista señaló el momento en el cual la mediación del papa Francisco dejó de tener resultado: cuando Maduro se negó a liberar "a Leopoldo López y a otros presos políticos de importancia y aumentó el número general de detenidos políticos de 83 el año pasado a 108 al día de hoy". Criticó también la Unasur: "Un grupo que no ha hecho virtualmente nada, salvo defender a los demagogos populistas en el hemisferio".
La "parálisis catastrófica en medio del caos político y económico", como describió el cuadro de Venezuela, se superará sólo si se cumplen tres condiciones, argumentó. La primera es el anuncio oficial de la oposición venezolana y el Vaticano sobre el fin de la mediación papal, tema central del artículo. La segunda es que la Asamblea Nacional, de mayoría opositora, pida formalmente a la OEA que implemente la Carta Democrática Interamericana. Y la tercera aludió al presidente de los Estados Unidos.

infobae